Los robos en edificios, en ciertos barrios de la Capital como Recoleta, están en aumento.
En su mayoría se producen sin violentar la cerradura de la puerta de calle. Esto supone que entran con llaves copiadas, robadas o compradas.
Una nueva modalidad se está haciendo más frecuente, los ladrones de edificios les compran llaves con direcciones a los ladrones de carteras.